Cómo iluminar el recibidor y el pasillo

Cómo iluminar el recibidor

El secreto de iluminar correctamente un ambiente, está en saber conjugar los tres puntos básicos de la misma, teniendo presente la iluminación general, la puntual y la de todo el ambiente en sí.

Iluminación del recibidor

El recibidor es lo primero que ves cuando entras en una casa. Es fundamental que esta estancia esté impoluta, ordenada y sobre todo bien iluminada. Digamos que es como una carta de presentación de tu casa, una invitación a querer conocer el resto de las habitaciones.

Los recibidores suelen ser pequeños, alargados y carecen de luz natural, por lo que es importante agudizar el ingenio y pensar en una buena idea para alumbrar la zona.

Para el recibidor lo mejor es elegir una luz indirecta que simplemente proporcione un poco de calidez al ambiente, podemos optar por un sencillo aplique de focos halógenos, o bien por lámparas  de pantallas sobre alguna mesa.

Cómo iluminar el recibidor

En cuanto al tipo de luz, la más adecuada es una indirecta que proporcione un poco de calidez al ambiente. Lo mejor es una lámpara de pié que ilumine hacia arriba el techo, dispersando la luz a modo general.

La iluminación de esta estancia, dependerá en gran medida de los metros cuadrados que tenga. Si es grande, puedes colgar unos apliques en una de las paredes, una lámpara de techo o incluso empotrar 4 halógenos en el techo, con el fin de proporcionar una luz general.

Por otro lado, si tu recibidor es pequeño, puedes colocar dos apliques enfrentados y orientados hacia el techo. Para complementar, puedes añadir una lámpara de sobremesa.

Iluminación del pasillo

Como generalmente los pasillos están ubicados en espacios en donde la luz no llega, debemos pintar las paredes con colores claros o neutros, de la misma manera que los accesorios, adornos y muebles deben colaborar con este propósito en estos lugares.

Cómo Iluminar el pasillo

Para iluminarlo puedes colocar un par de apliques decorativos bien aislados, uno al comienzo y otro cerca del final , sino, focos empotrados de lámparas halógenas a modo de guía, que podrán servir en caso de que contemos con cuadros o mobiliario, para destacarlos aún más con este tipo de luz.

La luz cenital es una luz indirecta con la que podemos crear un sendero de luz suave que nos guía a lo largo del pasillo. El truco está en hacer rebotar la luz de forma indirecta sobre las paredes o techo  o incluso colocarla sobre un cuadro u otro objeto que queramos destacar.

Las lámparas de pie y sobremesa dan calidez a la iluminación de esta zona. Si el pasillo es muy estrecho optaremos por una lámpara de pie, mientras que si nos cabe una cómoda podremos colocar una o varias lámparas de mesa.

Compartir