Cómo humidificar una habitación

Cómo humidificar una habitación

Todos conocemos la importancia de mantener la humedad relativa del ambiente, dado que al estar en un sitio muy seco, podemos dañar no solo nuestra salud, sino también nuestro mobiliario.

Los humidificadores pueden ser caros y el costo de los filtros que utilizan pueden aumentar con el tiempo. Además, muchos dueños de casa encuentran que crece moho en los filtros de los humidificadores, liberando esporas de moho en el hogar, lo que puede hacer que surjan alergias y problemas de respiración.

En el mercado hay una gran variedad de aparatos eléctricos que permiten humidificar los ambientes, pero hay formas más  sencillas, y económicas, si no quieres gastar mucho dinero.

Humidificadores caseros

Consigue  una buena vasija, si es decorativa mejor. Luego tienes que  llenarla con agua, hay que tener en cuenta  que no debe ser expuesta directamente al fuego, la debes colocar cerca de la fuente de calor para que el agua vaya evaporándose lentamente.

Esencias naturales

Una buena opción sería añadir al agua, hojas de árboles con aceites volátiles, eucalipto,abeto, romero, menta, sauco, lavanda etc. De este modo  mantendrás el aire siempre renovado en el ambiente que se esté intentando humidificar. Tienes multitud de elecciones para escoger una fragancia adecuada para tu hogar.

Cítricos

Otro truco que puedes tener en cuenta si además en tu casa se consumen muchos cítricos, como naranjas o mandarinas, limones o pomelos,  es que sus cáscaras pueden servirte, con el mismo propósito anterior, las puedes colocar, dentro del agua para que evaporen sus aceites, o colgarlas cerca de la estufa, en un lugar discreto y de esta manera perfumarán naturalmente el ambiente.

Plantas

Las plantas necesitas agua para sobrevivir y florecer. A medida que crecen, las plantas liberan humedad. Esto puede tener lugar a través de la evaporación del agua a través de las macetas donde se encuentran (si no son del tipo de las porosas), el suelo donde están plantadas o desde sus hojas. Mientras más plantas haya en una habitación, hay mayores posibilidades de aumentar la humedad del mismo.

Taza fría

Llena la mitad de una taza con agua a temperatura ambiente. Coloca la taza de agua sobre un plato. Coloca ambos en la habitación que deseas humidificar. Ponte los guantes. Recoge un gránulos de hielo seco utilizando una pinza y mételo poco a poco en la taza de agua. Añade otro gránulos de hielo seco de la misma manera. El agua comenzará a burbujear y hará niebla.

Coloca la tapa de la taza. Sé cuidadoso, evitando que la taza se vuelque. Pon una pajita en el agujero. La niebla saldrá en chorro a través del extremo abierto de la pajita. Esto libera la humedad en el aire. Añade tanta agua y gránulos de hielo seco como sea necesario.

Compartir