Cómo elegir la alfombra del dormitorio de los niños

Cómo elegir una alfombra infantil

Las alfombras para áreas infantiles añaden genuino interés y un fondo para que los niños jueguen en sus habitaciones y en sus áreas de juego.

Las alfombras para los niños son un complemento perfecto para la hora de jugar y de descubrir nuevas cosas, ya que vienen con diseños diversos, así como diferentes colores, números, letras y mapas, que ayudan también incentivar su aprendizaje de una forma bastante divertida.

Cuando vamos a decorar la habitación de los niños, muchas veces se nos olvida tener en cuenta la posibilidad de poner alguna de las alfombras infantiles que existen en el mercado. Y nos acordamos de ellas cuando ya hemos pensado en todo lo demás o cuando después de haber decorado todo nos parece que aún nos falta algo.

Cómo elegir una alfombra infantil

Para los precavidos que ya se habían dado cuenta de la necesidad de mirar las posibles alfombras infantiles o para los que se están dando cuenta, veremos que tenemos que considerar a la hora de elegir una alfombra para la habitación de los niños.

Qué debes saber antes de comprar una alfombra infantil

Lo primero a tener en cuenta es que el niño jugará con todos sus juguetes encima de la alfombra. Lo más seguro es que dentro de estos juguetes también tenga rotuladores o lápices. También el niño va a comer encima de ella a parte de revolcarse. Por ello tenemos que elegir un modelo que sea fácil de lavar y muy resistente.

Las alfombras se pueden dividir en dos tipos en función del pelo de la alfombra, de pelo largo y de pelo corto. La mayoría de las alfombras infantiles son de pelo corto ya que son más fáciles de limpiar, pero por si acaso te ves atraído por el tacto del pelo largo te recomiendo que elijas una de pelo corto ya que si en las de pelo corto ya se incrustan suciedades entre sus pelos, más suciedad se meterá en las de pelo largo.

Cómo elegir una alfombra infantil

Una de las finalidades de estas alfombras infantiles es el aislamiento térmico del suelo. En muchas casas durante el invierno el suelo suele estar muy frío ya que hay gente que tiene baldosas por toda la casa. Estas baldosas son muy fáciles de limpiar pero en invierno están muy frías. Por lo que si este es tu caso será mejor que la alfombra tenga un buen grosor para aislar al niño del frío del suelo.

Otro aspecto ligado al suelo de la casa es lo resbaladizo que sea. Aunque consideremos que en nuestro suelo las alfombras no se resbalan es conveniente que las alfombras infantiles que escojamos tengan en la parte inferior una superficie antideslizante y en caso de que no la tengan ponerla nosotros. Pero si existe la posibilidad de comprarla ya con una capa de antideslizante será mucho más cómodo.

Compartir