Consejos para escoger el color que quieres

Ideas para pintar las paredes a tu gust
Los colores que les ponemos a las paredes son sin duda uno de los grandes problemas a la hora de querer darle una diferente apariencia a un espacio o a toda nuestra casa. En ocasiones incluso compramos un color, pensando que es el ideal para ese espacio y cuando lo vemos en la pared resulta ser un fiasco totalmente diferente a como lo habíamos pensado.

Prueba los colores antes de pintar

Así que cuando ya tengas todo preparado para pintar una habitación, es importante que no compres toda la pintura de golpe y te quedes esperando y rezando que todo salga bien y que la habitación luzca tal cual la vemos en nuestra mente.

Lo mejor es que pruebes el color en un área pequeña de la pared de la habitación a la que le vas a poner el color antes de tomar la decisión final.

Cómo elegir el color de las paredes

Muchas compañías, posiblemente viendo las constantes quejas y frustraciones de las personas que deciden pintar sus casas de colores diferentes, han decidido vender pequeñas porciones de las pinturas, e incluso se pueden pedir a través del correo y por Internet para que te llegue directamente a tu casa y así no te tengas que preocupar por ir a la tienda varias veces, primero para traer la pequeña muestra y luego para comprar toda la pintura que necesitas para las paredes.

Cómo escoger la pintura para las paredes

Estas pequeñas muestras, que varían entre las dos y las cuatro onzas y que además se pueden conseguir directamente en las tiendas y almacenes especializados, son mucho más fáciles de pagar y conseguir que comprar todo un galón que al final no vas a utilizar, además es una herramienta fácil que ayuda a que observemos el verdadero color que la pintura que escogimos dejará en nuestras paredes.

Cómo probar la pintura antes de pintar

Es aconsejable que observéis la muestra a diferentes horas del día, para ver todos los matices del color, según si recibe luz natural del día o la luz artificial de las lámparas por la noche, con sus diferentes intensidades. Podéis incluso montar un pequeño “decorado” acercando a la muestra de color algún mueble y algún objeto que vaya a ir en esa habitación, para ver que tal combinan.

Si no os convence el color probad añadiéndole un toque de gris. El resultado suelen quedar mejor en las paredes que esos mismos colores saturados, que pueden llegar a ser demasiado vibrantes y discordantes. Siempre podéis usar los tonos saturados para algún mueble, pantalla de lámpara, textiles, etc… darán el toque de color sin agobiar todo el entorno.

Compartir