Cómo limpiar los cristales de las ventanas

Cómo limpiar los cristales Los factores climaticos, húmedad, tierra, el polvillo etc,  constantemente azotan nuestras ventanas, haciéndolas ver sucias. Para evitar esto, es necesario mantener una rutina de limpieza periódica que no debe pasarse nunca por alto, porque después de una llovizna, los cristales debido a esto siempre quedan manchados.

Consejos para mantener los cristales relucientes

Cuanto mayor es la acumulación de sustancias que se pegan a los cristales, luego más nos costará quitarlas, por lo tanto tenga presente lo siguiente:

– No deje la limpieza de sus ventanas para «cada tanto», porque mientras más pasa el tiempo, más se acumula suciedad en las mismas, y más difícil es la tarea para retirarlas. Lo ideal es hacerlo progresivamente aunque no lo realice a fondo.

-Debe realizar la limpieza de sus ventanas cuando el sol no pegue directamente sobre ellas, de esta manera podrá ver con claridad lo que estamos realizando y si han quedado marcas sobre las mismas.

– El primer paso que deberá realizar antes de comenzar con la limpieza a fondo es quitar los restos de polvo que hay sobre las mismas, con una bayeta de microfibra seca para quitar las telarañas. Comience siempre por los marcos y desde la parte de afuera.

-Limpia el marco con un paño suave humedecido y, para eliminar el moho prepara una solución de una parte de lejía por tres de agua. Moja el paño en este preparado, escúrrelo y vuelve a pasar.

-Si existen algunas manchas resistentes en las ventanas puedes quitarlas con alcohol para limpiar sin diluir. Aplícalo directamente con un paño y aclara con otro paño limpio mojado con agua y escurrido. Frota y seca con papel de periódico arrugado.

-Posteriormente con su limpiador para cristales habitual y un paño suave que no deje restos de pelusa, proceda a la limpieza habitual de abajo hacia arriba en sentido vertical, que de esta manera la superficie obtiene resultados verdaderamente uniformes.

-Si no tienes limpiador para cristales, prepara una solución de una parte de vinagre blanco por cuatro de agua en un cubo. Remoja la esponja en el preparado o en un pulverizador y rocíalo sobre la ventana de arriba abajo. Trabaja rápido para evitar rayar el cristal y frota la ventana con una bayeta de microfibra o un periódico para secar.

Esperamos que estos simples consejos hagan que sus cristales estén siempre relucientes.

Compartir