Restauración de muebles de madera

Muchos muebles que están en casa y parecen ya inservibles, pueden verse como nuevos con sólo dedicarles unas cuantas horas y aplicarles algunos materiales fáciles de obtener. Decorar no significa gastar mucho dinero, es más, decorar, en ocasiones puede querer decir recuperarrenovarreciclarmejorarcambiar… y todos estos son sinónimos de ahorrar.

Cómo restaurar los muebles de madera

Por esta razón, una forma de ahorrar y luchar contra la crisis económica, es restaurar viejos muebles que en otro tiempo hubiéramos tirado y comprado nuevos.

Si el mueble está elaborado a base de materiales de calidad, siempre es rescatable, sólo necesitará limpieza y cuidados para ser de nuevo la pieza central de la habitación.

Cómo restaurar los muebles de madera

  • Limpieza de la madera. 

Lo primero es limpiar la superficie de madera, para ello es necesario remover la pintura anterior con un decapante y luego retirarlo con una espátula. Para finalizar la limpieza del mueble, se puede pasar sobre este, una lana de acero impregnada en alcohol. Esto eliminará cualquier resto de grasa y decapante que puedan haber quedado en el mueble.

  • Preparación de la madera.

También las piezas de madera quedan como nuevas si se lijan (con lijas especiales para madera), eliminando irregularidades, surcos y rastros de pinturas viejas,  luego limpiarles cualquier rastro de polvo de lijado existente. Si se desea, se pueden aclarar u oscurecer los tonos de la madera con tintes naturales, decolorantes o lejía.

  • Eliminar posibles parásitos.

Usar un insecticida para carcoma, que aplicaremos con una jeringa en todos los agujeros que veamos en la madera. Para asegurarnos de que acabamos con la carcoma, es útil dar una capa del producto insecticida por todo el mueble.

  • Acabado con tinte, barniz o pintura.

Para finalizar la restauración del mueble, deberemos elegir el acabado deseado y proceder a aplicarlo siguiendo las instrucciones del fabricante y los consejos del vendedor del producto. El teñido del mueble consiste en aplicar un tinte al agua sobre la madera. Se puede llevar a cabo con una brocha y siempre en el sentido de la veta.

Para pintar, deberemos escoger una pintura adecuada para madera y aplicarla con una brocha en el sentido de la veta. Se pueden aplicar varias capas de pintura según el acabado deseado. Tras cada capa se debe pasar una lija media y limpiar el polvo con un paño.

El barniz es necesario para un buen acabado final de la restauración del mueble y la protección de la pieza. Se aplicará con una brocha plana, dando pasadas largas de un extremo a otro de la superficie a tratar. Tras el proceso se lijará la superficie y se limpiará el polvo con un paño.

Nota: Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido.

Compartir