Qué es una pintura ecológica

Pintura ecológica

La mayoría de las pinturas y barnices convencionales se elaboran, con productos químicos sintéticos que provienen por lo general, de metales pesados, compuestos volátiles, orgánicos, insecticidas y fungicidas. Muchos de estos materiales utilizados en su producción son altamente tóxicos e inflamables, y tienen efectos nocivos para el medio ambiente y la salud.

Estos mismos compuestos pueden producir alergias y enfermedades respiratorias cuando son utilizados.

Es por ello que en los últimos tiempos algunos fabricantes de pintura comercializan las llamadas pinturas ecológicas. Se recomienda el uso de pinturas ecológicas porque no contienen disolventes tóxicos, ya que son elaboradas  a base de aceites vegetales  y resinas vegetales, cera de abejas, corteza y hojas de árboles, caseína, plantas tintoreras y materias primas procedentes de procesos de reciclaje, como pigmentos de óxidos de hierro.

Beneficios de las pinturas ecológicas

Este tipo de pinturas son biodegradables, y cumplen con normas de seguridad respetando el medio ambiente desde su producción hasta su mismo envasado y embalaje. Estas mismas pinturas son transpirables, haciendo que las paredes tratadas con las mismas no se carguen de electricidad estática.

Pintura ecológica

Debido a su composición mineral no desprenden gases tóxicos en caso de incendio y previenen en los individuos problemas respiratorios y alergias, por lo que son altamente recomendadas, para pintar habitaciones de niños, así como también todos los ambientes de su casa.

Las pinturas consideradas ecológicas están compuestas por materias primas naturales de origen vegetal y/o mineral. Carecen de sustancias dañinas, como los biocidas o plastificantes, y su impacto medioambiental es muy inferior al de los productos sintéticos, basados en derivados del petróleo.

A diferencia de las pinturas convencionales, las naturales o ecológicas cumplen sobradamente las normativas que limitan el uso de compuestos orgánicos volátiles (COV), una serie de vapores o gases que pueden tener efectos nocivos sobre el medio ambiente y la salud.

El funcionamiento de estas pinturas es sencillo. Crean una capa porosa por la que transpiran las paredes. Gracias a esta característica, el vapor de agua y la humedad son evacuados al exterior sin impedimentos y no se forman condensaciones entre la capa de pintura y la superficie del soporte, «lo que suele originar desconchados».

Al mantener los tabiques secos y transpirables, se evita la formación de hongos y bacterias, lo que garantiza paredes más higiénicas y una duración mayor de la pintura en buen estado.

Téngalas presente si su próxima opción es renovar la pintura de su vivienda.

Compartir