Decoración económica para el cuarto del bebé

Cómo decorar el cuarto del bebé

No se tiene que gastar toda una fortuna para crear un maravilloso cuarto para el bebé de la casa. Sólo hay que tener un poco de ingenio y tratar de poner todos los elementos juntos sin tener que entrar a bancarrota, por eso os traigo unos consejos para la creación de esta habitación de gran importancia en la casa.

Consejos de decoración económica para una habitación infantil

– Se debe empezar por visitar las tiendas de descuentos, ventas de garaje y cualquier lugar que ofrezca cosas a bajo precio, tan pronto como se sepa que se van a necesitar cosas para bebé. Se recomienda comprar cosas de segunda mano que se sepa que no se van a utilizar por mucho tiempo como el moisés, el caminador, la bañera de bebé y el saltador.

– Se pueden seleccionar muebles y suministros que se puedan convertir para darles uso a medida que el bebé se vaya convirtiendo en un niño, tales como las cama-cunas. Planear estas cosas a futuro puede realmente sernos de ayuda y así sólo compraremos algunas cosas una sola vez.

– Se deben seleccionar los colores de la habitación para que combinen con los colores de los juguetes del bebé. Así en un futuro estos juguetes se convierten en objetos decorativos de la habitación.

– La mejor manera de ahorrar mucho dinero es hacer la mayor cantidad de trabajo posible nosotros mismos. Como pintar los muebles, coser las cortinas, pintar las paredes y colocar el papel tapiz. Unas de las cosas más costosas en la decoración es la mano de obra, así que entre más hagamos más ahorraremos.

– Se debe usar el dinero para comprar cosas que duren una gran parte de la niñez, o al menos algunos años. Invierte en una buena cama y colchón, pero pide prestado o compra en tiendas de descuento todo lo demás.

– Si tus amigos van a realizar un baby shower para ti, es una ocasión perfecta para conseguir algunas cosas que van acorde con el tema escogido para la habitación del bebé.

– Selecciona un color para las paredes que pueda «crecer» con el bebé. Los colores como el rosa o el azul bebé pueden ser adorables para cuando están pequeños, pero no mucho cuando ya van creciendo.

Compartir