Techos altos y cielos rasos

Las casas más anticuadas, o que ya tiene algunos años son las que suelen poseer cielos rasos o techos muy altos y plantean verdaderos desafíos decorativos, ya que nos permiten replantear de muchas maneras efectos visuales verdaderamente increíbles.

Hablamos en otra oportunidad que ante estas posibilidades, si se desea bajar los techos valernos de pintura es una excelente opción para llevarlo a cabo, pero si nos vamos a referir a los dormitorios, donde no se recargan de objetos decorativos, y que por lo general, no se exponen cuadros ni demasiadas fotografías, una muy buena opción es aprovechar los cortinados.

Para estos casos sugerimos un muy buen barral que se luzca en maderas nobles como es el algarrobo o el roble , donde procederemos a colgar una suntuosa cortina de seda o gasa, que nos ayudará a contrarrestar la gran superficie que se impone en las paredes. Es preferible utilizar un género que tenga un estampado a rayas horizontales, que visualmente achicará la magnitud de la altura de la pared.

Compartir