Cómo instalar una bañera

Cómo instalar una bañera

En el mercado encontraremos bañeras de diferentes tipos y calidad, las hay de todas las formas, cuadradas, redondas, rectangulares, cuadradas, con forma de corazón, triangulares que funcionan a la perfección en casos de espacios reducidos y hasta con forma de concha marina, o de lágrima, pero existen solamente 3 maneras óptimas de colocarlas.

Consejos para la instalación de una bañera

De todos modos si cabe la posibilidad de darle el protagonismo que una buena bañera se merece, vale la pena resaltar esta posibilidad decorativa. Se hace primordial en todos los casos proveer la toma de agua, en el suelo con una grifería especial, de pie que oculte la tubería o preferir en nuestra elección una  bañera que ya venga con la grifería incorporada. La altura para el grifo de la bañera oscila entre 55 y 60 cm. respecto del suelo.

Es conveniente que tengas el grifo que vas a poner para que la distancia entre las tomas de agua caliente y fría sean las correctas.  No te preocupes si no quedan exactamente centrados porque el grifo se coloca con unos adaptadores llamados excéntricas, que permiten que el grifo de la bañera quede bien nivelado.

La altura para instalar una bañera está aproximadamente a 45 cm respecto del suelo terminado. Debes hacer una marca en la pared para levantar la tabiquería, de ladrillo sencillo o hueco doble, sobre la que va a ir apoyada la bañera. El ancho y el largo de la tabiquería tiene que ser más estrecho que el ancho de la bañera; esto se hace para enrasar después con el alicatado.

Dependiendo de el material de agarre que utilices para la colocación de los azulejos debe ser mayor o menor. Es decir, si vas a utilizar pegolán con 1,5 cm. será suficiente. Si por el contrario vas a usar mortero tradicional tendrás que descontar de 3 a 4 cm. También tienes que dejar un hueco en la parte inferior del tabique por donde saldrá la tubería de desagüe.

Cómo instalar una bañera

Cuando el soporte para la bañera esté terminado y el cemento haya fraguado pasamos al siguiente paso. Pon el desagüe a la bañera y colocala en su lugar. Observa que la bañera queda suspendida; pues bien tienes que hacer un apoyo de ladrillos sobre el que descanse la bañera.

Saca la bañera y haz el apoyo mencionado y después vuelve a colocar la bañera comprobando que esté bien nivelada. Conecta la válvula de desagüe a la tubería de salida y deja que todo fragüe. Al día siguiente llena la bañera de agua y comprueba que no tiene fugas, si es así tapa el hueco que dejaste y puedes solar y alicatar.

Un consejo a tener en cuenta es el espacio que debemos dejar alrededor de la misma, tengamos presente que necesitaremos espacio suficiente a los lados para poder realizar una correcta limpieza cada vez que sea necesario, tanto en su interior como en el exterior de la bañera.

Otra de las formas de colocar una bañera es encastrarla en el suelo, como si fuera una piscina, esta es una opción muy decorativa, pero es la más cara de todas, y la que a su vez requiere de que contemos con espacio suficiente para poder realizarlo.

De todos modos si optas por ello, es una excelente solución si lo que estas buscando es aportarle amplitud a tu baño y a la zona de duchas y bañeras.

Compartir