Espejos como piezas de arte

Ya sabemos como los espejos pueden ayudarnos a hacer que un espacio se vea más grande, a que nos ayude a manejar las energías de ciertos lugares de nuestra casa y refleje la luz natural y artificial para iluminar ciertas esquinas que hayan sido oscuras. Pero también ayudan a darle ese toque de arte y decoración que tanto nos gusta y que reflejan, valga la redundancia, nuestros gustos.

Un consejo para hacer de tu espejo una pieza de arte más en tu hogar es la de simplemente escoger un lugar en una pared donde normalmente pondrías un cuadro y poner ahí un pequeño pomo decorativo, que preferiblemente sea de color plateado para que vaya con el resto. Después sólo debes poner tu espejo colgando de una cadena metálica y tendrás una pieza digna de un estilo Art Deco.

Para darle un toque un poco más romántico e inocente a tu decoración con un espejo, te recomiendo colgarlo de una cinta de un color que vaya con tu decoración, pero asegúrate de anudarlo muy bien para que el espejo no acabe en mil pedazos contra el suelo. Otra idea es la de colgar tu espejo de una barra metálica que puedes conseguir en cualquier tienda especializada en decoración.

Esta barra sólo la tienes que colgar de cualquier pomo o clavo que esté en la pared y le dará a tu espacio una apariencia única y muy original. También puedes intentar conseguir un espejo que tenga una forma diferente o irregular para que no parezca el típico espejo en un espacio cualquiera, sino que ayude a que demuestres mediante él tu estilo único y personal.

Compartir