Opciones para un estilo rústico

Decoración rústica

Como venimos viendo lo último que se impone en decoración es la mezcla de estilos, donde el secreto está en hacer buenas combinaciones para mantener el equilibrio y que no se superponga uno con otro.

El estilo rústico en la decoración de interiores

En el estilo rústico lo que se vienen son las mezclas bastante atrevidas en cuanto a muebles, suelos, encimeras y paredes, que nos proponen los diversos fabricantes que tenemos en el mercado de la construcción.

Mezclar materiales

Una de las combinaciones que puedes realizar es mezclar mármol y madera, ambos son dos materiales muy rústicos y contrapuestos, dado que el mármol es frío y la madera muy cálida, pero a pesar de ello combinan a la perfección. Si optas por esta mezcla para acentuar el contraste y que resalte mucho más puedes atreverte a realizar el fregadero en mármol.

Cómo decorar al estilo rústico

Otra buena opción en este tipo de mezclas es el acero y la obra, donde puedes emplear muebles de obra que son muy propios del estilo rústico sobre todo en la cocina y colocar allí una encimera de acero inoxidable, que aunque pareciera muy básica está presente en casi todas las cocinas profesionales. Esta es una mezcla muy acertada, donde el resultado verdaderamente te sorprenderá.

El hecho de que la madera, la piedra y este tipo de materiales relacionados con el estilo rústico evoquen a las casas de campos no significa que este estilo no pueda ser elegante. Todo lo contrario. Si te decides por él, seguramente es porque lo que buscas es la comodidad con un toque de distinción, que te dé la opción de colorear objetos decorativos con enormes posibilidades.

decorar estilo rústico

Mezclar otros estilos

El estilo rústico permite combinar una gran variedad de mobiliario. Puedes optar por un efecto vintage si tus muebles quedan sin barnizar, un matiz más elegante si prefieres mobiliario de líneas rectas o un carácter muy personal si combinas elementos decorativos de otras épocas.

Mezcla de colores

Si vives en una zona donde hace frío y humedad, lo ideal es que los colores de la decoración sean los marrones y la gama de los naranja que combinarán a la perfección con la madera y aportarán ese toque cálido que tanto necesitarás para olvidar las bajas temperaturas del exterior.

Si por el contrario te encuentras en una zona soleada donde hace mucho calor, los colores claros serán tu máximo aliado para dar sensación de frescor a cualquiera de las estancias.

Una decoración rústica no significa por norma tener que cargar la casa de muebles y artilugios decorativos innecesarios, las líneas puras pueden ser un toque perfecto junto a una chimenea, mezclado con muebles de madera desgastada.

Compartir