Cómo reparar un suelo de madera

Cómo reparar un suelo de madera

Por lo general los suelos de madera que puede ser parqué o tarima, nos dan varias posibilidades de acabados, entre ellas nos encontramos con el barnizado, que en algún momento puede aburrirnos, o definitivamente preferimos cambiar el acabado por uno un poco más rústico como es el encerado.

Acuchillar los suelos de madera: parqué o tarima

Para llevar a cabo esta operación, sin tener que cambiar todo el suelo de madera lo primero que debemos hacer es acuchillar el suelo para retirar las capas de barniz y dejar la madera lavada, esto quiere decir sin restos de tinta ni barniz o protectores, sino desnuda.

Acuchillado

Se retira la capa existente de barniz y parte de la madera, mediante una máquina de acuchillar que lleva unas pequeñas cuchillas (minúsculos cepillos de carpintero) también llamado proceso de desbastado, con lija gruesa generalmente de grano 24 o 36. Debemos realizar varias pasadas y en diferentes direcciones para asegurar la planicidad del suelo. Generalmente primero se realizan pasadas perpendiculares y después en diagonal.

cómo acuchillar el parquet

Cuando tengamos eliminada la capa de barniz pasaremos a reemplazar la lija gruesa por una de grano medio para quitar los arañazos producidos por la lija gruesa y terminaremos con una lija fina para el acabado final. Este proceso le da a la madera un acabado liso , suave y delicado.

El lijado es una abrasión realizada mediante una lija abrasiva que solo levante (si si así se desea) una capa de barniz para poder rebarnizar solamente la capa dañada.

Cuando se termina con el acuchillado del suelo de madera, hay que pasar la lijadora de orillas por aquellos sitios a los que no haya podido acceder (principalmente la zona junto a la pared, esquinas, rincones, etc.).

Barnizado

Una vez que tengamos el suelo completamente acuchillado es necesario pasar el aspirador para quitar completamente el polvo generado. Si es necesario límpialo con un paño o fregona húmedas. Después de limpiar bien el suelo de polvo y grasa, es posible empezar a barnizar.

Cuando la madera está preparada y pulida, se aplica una mano de imprimación, fondo o tapaporos. Con esto se busca rellenar o saturar la superficie porosa microscópica de la madera, y conseguir una superficie sólida para que las siguientes manos tengan adherencia, y ofrezca cierta nivelación.

Cómo barnizar el suelo de madera

Una vez seco observamos al tacto si es necesario realizar un lijado y eliminar pequeñas impurezas. Trás el tapaporos procedemos a aplicar de dos a tres manos de barniz de acabado. Barnizaremos impregnando la brocha o el rodillo para su aplicación.

Todo el proceso puede durar de tres a cuatro días. Además no podemos pisar el suelo hasta pasadas al menos 24 horas desde la última mano de barniz sobre el suelo y debemos tener cuidado con la colocación de los muebles para evitar arañazos. Ten en cuenta que la máxima resistencia del barniz se alcanza a las tres semanas aproximadamente.

Es recomendable que éste tipo de operaciones o reformas las lleve a cabo un profesional, ya que la madera es un material delicado, y los rodapies, pueden romperse con facilidad durante el acuchillado y posterior lijado de los mismos, además si se encuentran barnizados es conveniente que los cambies por unos encerados, así consigues una armonía total sobre los suelos de vuestra casa.

Compartir