Un salón acogedor para el invierno

Decorar el salón para el invierno

Crear un ambiente cómodo y acogedor durante el invierno en nuestro salón o sala es algo de lo más importante para afrontar el frío y sentirnos realmente bien,  porque estando en un lugar que nos haga sentir ese ambiente cálido puede hacer que para algunas personas pasar esos meses con esa clase de climas sea mucho más fácil y todo pase más rápido.

Te mostramos una serie de consejos para hacer que la estancia sobre la que gira el resto de tu hogar, sea el epicentro del acogimiento que impregne al resto.

Cómo decorar el salón para el invierno

Colores. Para conseguir que sea muy acogedor y que refleje esa calidez que tanto deseamos en esta época debes intentar que tu mobiliario y tu decoración sean de colores cálidos, poner una alfombra o un gran tapete que sea grueso y que vaya con todo el resto de la habitación, y que busques elementos decorativos que sean inspirados en la temporada.

Cortinas. Una de las mejores formas y más fáciles de añadir la calidez que se quiere en la decoración de esa época es cambiar las cortinas ligeras y claras que tenemos durante el resto del año por unas más pesadas y oscuras. Si lo que quieres es una alternativa más económica y fácil para las cortinas, puedes poner una sábana doble en una varilla de madera y asegurarla a los lados, claro desde que no sea de muchos colores y en realidad no parezca una sábana.

Cómo preparar el salón para la llegada del invierno

Iluminación. La luz aporta calor, así que permite su entrada por las ventanas el máximo tiempo posible, y cuando el sol se ponga, proyecta los focos artificiales de forma que iluminen toda la estancia y la luz rebote.

También puedes iluminar el salón con luces tenues, para crear una cálida intimidad. Para lograrlo, coloca telas opacas alrededor de los focos para reducir la intensidad de la luz, o emplea interruptores graduales de intensidad. ¡Pero cuidado con abusar de esta luz degradada: puede llegar a crearse un ambiente deprimente! Las velas son otras opciones acogedoras e íntimas. Y además no subestimes su capacidad calorífica, a pesar de sus pequeñas llamas.

Renova tu estantería. Si le quieres dar a tu habitación una decoración un poco más invernal, lo puedes hacer fácilmente en la  estantería de los libros. Sólo tienes que tomar las fotos de los marcos de fotos que solemos tener allí y cambiarlas por algunas que muestren escenas un poco más de esa temporada. También te puedes asegurar que los libros que más se vean sean de pasta dura, que hacen que tenga una apariencia más acogedora.

Cambia las fundas de tus cojines y sofás por unas de colores cálidos y texturas gruesas y suaves, al estilo de las bufandas, por ejemplo.

Compartir