Decoración del hogar al estilo zen

La palabra japonesa zen se refiere a una práctica budista  cuya  misión es la búsqueda de la sabiduría e iluminación mediante la meditación. Este concepto ha ido evolucionando en occidente hasta nuestros días convirtiéndose en un estilo de vida, una estética e incluso una forma de decorar nuestro hogar en el que los conceptos básicos de la doctrina zen se reflejan en la decoración de nuestro de las estancias.

En la decoración zen la búsqueda de la luz adquiere un protagonismo especial, donde se buscan espacios diáfanos y con poco mobiliario. Las formas puras y simples en el mobiliario, los colores puros en paramentos como el blanco, gris o beige y los materiales naturales como la madera o la piedra son un recurso imprescindible en este estilo.

Todo ello encaminado a conseguir en el hogar un ambiente relajado y armónico, un descanso del mundo exterior donde poder encontrar la tranquilidad de espíritu deseada en nuestro espacio personal.

La decoración al estilo zen debe disponer de espacios muy iluminados, ya que la luz es signo de pureza, al mismo tiempo que se huye de lo superfluo, omitiendo elementos innecesarios como la decoración excesiva para evitar que perturben el equilibrio que forman las cosas únicamente necesarias.

Los materiales nobles como maderas y piedras naturales en suelos y mobiliario nos comunican con la naturaleza haciéndonos sentir en un ambiente natural y relajado, lejos del estrés.

En definitiva, la decoración al estilo zen convierte nuestro hogar en un espacio lleno de armonía, equilibrio y simplicidad.

Compartir