Decoración al estilo escandinavo

Si quieres reformar tu hogar desde dentro puedes elegir el estilo escandinavo para hacerlo. Queda perfecto para el otoño por la fusión que hace de tonos fríos pero con toques cálidos. La decoración en este diseño posee al blanco como tono base y de allí todo gira en torno a él.

La madera es también el elemento predominante en este diseño, juntamente con el cuero y detalles afines. En muchas de las habitaciones se fusionan ambos elementos entre muros piso, tapetes y muebles.

En el salón principal puedes combinar sofás modulares en tonalidades oscuras, para que contraste con los muros claros, y detalles en blanco, crema o madera contrachapada. Lo escandinavo ofrece bastante iluminación lo cual puedes aprovechar para la colocación de cuadros y espejos por la casa.

El comedor queda perfecto con una mesa de centro en tono blanco y las sillas de madera. Recuerda que ésta es la base del estilo, mucha luz y detalles pequeños pero significativos. La decoración comienza escogiendo los complementos correctos.

La paleta del gris también puede ser aprovechada difuminándola por toda la casa. Las habitaciones pueden contener estos detalles en ropa de cama, gavetas y repisas. La tendencia apunta a un cambio en lo establecido y la renovación desde el fondo.

Como se quiere dar un toque fresco y renovado a los espacios puedes lograr esto aprovechando los sitios con ventanas. No te detengas para obtener toda la luz que quieras. Ya de por sí los muros en blanco ofrecen mucha naturalidad y luminiscencia.

Compartir