Ambientes hogareños con estilo rústico

El estilo rústico siempre incita la idea de los acabados no definidos o inconclusos, así como decoración maderosa y con rocas. Es la realidad pues en muchos casos hallamos que las habitaciones con estos toques poseen una dosis alta de materiales naturales para su construcción.

En líneas generales encontramos espacios de corte limpio pero cargados de mucha calidez, otorgada en su mayoría por muebles y modulares con caprichosos diseños así como texturas tradicionales. Esta tendencia surge como respuesta al ascenso de modelos más modernos y contemporáneos además.

El hierro forjado está presente de muy variadas formas gracias sobre todo los espejos, balcones, puertas y demás elementos donde podemos encontrarlo. Esto sin olvidar las fibras naturales para un amarre en muebles rústicos o simplemente como decoración en paredes exteriores.

Los elementos que completan el cuadro son todos extraídos de casas de campo, tales como alforjas, cestos, tapetes, etc. Todo en función de la decoración en madera, infaltable a este respecto por supuesto. Las cortinas pueden ser de textiles de fibra natural para acentuar el diseño general del hogar.

Objetos decorativos:  hacen su aparición sobre todo en forma de marcos, vasijas y jarrones antiguos que colocados bien, dan una visual insuperable en cualquier ambiente que desee tener aires rústicos y campestres.

Especialmente los dormitorios pueden llevar un edredón en tonos café que combinen con las cómodas o mesas de noche para crear un efecto superior. Los matices generales la misma naturaleza nos los da pero debemos combinarlos bien para no descomponer el cuadro general.

Compartir