El sofá blanco en la decoración

Si hablamos de un estilo de decoración básico, el sofá blanco es el elemento distinguido, que resalta sobriedad, al momento de buscar detalles para el salón. Si bien requiere de cuidados específicos, vale la pena ambientar el salón, con un buen sofá de color blanco o en su defecto, marfil que se adapte  a la paleta de colores elegida, tanto en las paredes, como en los cortinados y alfombras.

Elegir un sofá blanco

Ventajas de elegir un sofá blanco 

Los sofás blancos o de tonos claros son ideales para los estilos minimalistas, ya que con tan sólo un par de elementos como cojines que destaquen, pueden darle un toque de lo más vanguardista.

Elegir un sofá blanco

También, además de los cojines, puedes colocar mantas de tonos coloridos, para darle un aire juvenil a la estancia o decantarte por los tonos oscuros, si los muebles que acompañan al sofá son de wengué, por ejemplo.

Muchos de estos sofás están elaborados con materiales que hacen muy fácil su limpieza, bien porque sólo es necesario pasar un paño húmedo, aplicar algún producto específico o, incluso, los hay con fundas lavables.

Decorar con un sofá blanco

Para un elemento decorativo como este podemos optar por cualquier estilo decorativo, ya que se adapta  sobre suelos de madera, granito, gres, cerámicas etc. y combina en perfección, con paredes grises, tabaco claro o la gama de los pasteles, será el protagonista que invite a pequeñas reuniones, momentos de descanso y lectura, y a disfrutar de él en general. Como su presencia es imponente, no será necesario incrementar elementos decorativos como muchos cuadros o tapices.

Los detalles en animal print, tan difíciles de combinar pueden tener un marco insuperable en un sofá blanco, que mejor idea que decorarlo con dos o tres cojines con ese grabado y un plaid también de diseño animal.

Salón con sofá blanco

Otra sugerencia, si tu estilo es romántico y soñador puedes optar por colocar uno o dos cojines (uno de un color más intenso que el otro) elige entre fucsias o rosados los cuales le dan un toque de tranquilidad al ambiente.

Nuevamente el protagonista sofá blanco tomará un aire juvenil y divertido si colocas en el respaldo un plaid o manta de colores y líneas verticales, complementa la decoración con dos cojines cuadrados blancos y uno circular de tu color preferido.

Si deseas cambiar de look a tu sillón momentaneamente, puedes recurrir a los tapices desmontables que son sumamente prácticos y se colocan fácilmente. Una buena opción sería adquirir los de fibras, aunque son menos económicas que las de otros materiales son mas resistentes y duraderas. Puedes solo cambiar el tapiz de uno de ellos, cualquiera sea el color que elijas, sabes que siempre combinará con el otro sofá blanco.

Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…

Compartir