Cómo elegir el color de la pintura

Elegir el color de las paredes

Si el presupuesto no nos permite contratar un profesional, hay algunos detalles que debemos conocer en cuanto a la pintura, para poder realizarlo nosotros mismos.

El color es fundamental para realizar esos cambios de renovación en la decoración con muy poco gasto.

Los resultados pueden ser sorprendentes, dando un aire nuevo y distinto. Antes de comenzar el trabajo deberás decidir el tono, realizar muestras sobre la pared para apreciar correctamente el color escogido.

Consejos antes de elegir el color de la pintura

Colores claros y oscuros

Los colores claros pueden hacer que una habitación luzca espaciosa, haciendo que a primera vista, las paredes desaparezcan, mientras los colores oscuros tienen la tendencia a hacer que una habitación luzca acogedora.

Si escoges un color vivo para una pared acento, esto usualmente refleja un estilo moderno; pero aún si tu estilo es tradicional, pintar una pared acento en una versión de color un poco más oscuro que el resto de las paredes (esquema de color monocromático), también resaltará el estilo de la habitación.

Los colores fuertes en grandes superficies tienden a excitar el ojo en exceso, por eso los colores llamativos, deben usarse para resaltar a modo de toques o manchas y no como el color base de la paleta que va a seleccionara.

Iluminación

Independientemente del color que elijas, los tonos son notablemente influidos por la luz, el brillo, la intensidad, el reflejo y la textura y estos factores, cambian la forma de percibir un determinado color, por ello es importante tener presente las entradas de luz natural que posee el ambiente a pintar, al igual que los focos de luz artificial.

Si predomina la luz natural, los colores tienden a verse más frescos y opacos, en cambio si predomina en el ambiente la luz artificial blanca, predominaran los más fríos y apagados.

Color para todos los gustos

En la elección correcta de un color intervienen muchos factores, entre ellos los relacionados con la personalidad, el temperamento, el estilo de vida y los gustos personales, por lo tanto es importante elegir colores que nos agraden y estimulen equilibradamente, invitándonos a vivir nuestra casa.

Color en cada estancia

En los ambientes amplios como el salón puede escoger los tonos oscuros (colores tierra, como el terracota con tonos rojizos). Estos colores otorgan calidez al ambiente resultando muy acogedores. El salón debe ser con buenas dimensiones y tener mucha luz (artificial y natural).

El tono ideal para los dormitorios son los pasteles. Un color muy de moda es el azul, se utiliza mucho en los recintos de descanso por sus cualidades relajantes asociadas con la inmensidad del mar. También son aconsejables los ocres o melocotón para los dormitorios, son muy cálidos y ayudan al descanso.

El blanco siempre blanco, es el elegido por su sensación de tranquilidad donde el protagonista del ambiente es la decoración, por que ayuda a destacar los muebles, los cortinados y los detalles. Ideal para las estancias más oscuras, da amplitud y pureza.

 

Compartir