Cómo reparar paredes en mal estado

Cómo reparar una pared deteriorada

A veces las paredes de nuestra casa no se ven de la mejor manera debido a las fisuras y cuarteaduras que ocasionan el paso del tiempo, la humedad o reparaciones mal aplicadas, afortunadamente es sencillo remediar estos desperfectos sin mayor esfuerzo.

Para reparar las paredes deterioradas, el primer paso es saber qué tipo de material es más conveniente para rellenar. Cada pared tiene una composición diferente, por lo que se necesitarán materiales con características especiales.

Pared de yeso

Si la pared dañada es de yeso, tendrás que lijarla y utilizar el mismo material (puede ser diferente pero debe ser al menos del mismo color y, preferentemente, de mayor durabilidad). Rellena con el material, esta sería la primera capa.

Recuerda que el yeso a menudo se encoge justo antes de secar completamente, por lo que deberás añadir una segunda capa para terminar. Una vez que la segunda capa seque, pasa papel de lija a la superficie para alisarla.

Para reparar grietas en paredes de yeso debes saber:

Si las grietas son pequeñas (no deben ser más anchas de 3 mm), la reparación es sencilla y rápida. Debes aplicar un poco de yeso o enduído plástico y tratar que penetre en la grieta. Dejar que seque, lijar un poco y pintar del mismo color que la pared.

Si la grieta es grande y su ancho supera los 5 milímetros, su arreglo será un poco más complicado. Lo primero será picar la pared con ayuda de un cincel para abrir la grieta. También puedes raspar un poco los bordes de la misma y permitir que el yeso o masilla agarre mejor. A continuación habrá que eliminar los restos de polvo con ayuda de un cepillo.

Luego humedece la zona y prepara una mezcla de cal. Con una espátula cubre bien toda la grieta, deja que seque y con una lija de grano fino proceder a lijar para eliminar las imperfecciones.

Por último pinta del color de la pared, este trabajo genera bastante polvo, por lo que es conveniente realizarlo con el ambiente bien ventilado y cubrir los muebles de la habitación.

Pared de cemento

Encontrar una pared de mampostería o cemento en buen estado es un verdadero tesoro, lo que primordialmente debemos hacer es comprobar que el cemento que une las piedras está en perfectas condiciones. Probablemente tengamos que limpiar un espacio como este con algún sistema hídrico a presión, y luego impermeabilizar los sillares y cantos.

Una opción más barata a la hora de recuperar una pared aparte de colocar paneles de falsos acabados con diseños como piedra, es aplicar una pasta (de polvo mineral y agua) a la que luego con una guía o plantilla le podremos dar el terminado que deseamos, ya sea, ladrillo, roca rústica y hasta porque no madera.

También se pueden conseguir para imitar pintura cuarteada o envejecida u optar en paredes de cemento por opciones como restaurar mediante decoloraciones y patinas transparentes o de color. Otra opción que no debemos olvidar para dar un aspecto antiguo en las paredes son las pinturas a la cal, mediante técnica de pintura extendida a mano o con espátula.

Pared de madera

Los agujeros de las paredes de madera son un poco más complicados de arreglar, principalmente porque existen relativamente pocos materiales que imitan la textura y apariencia de la madera. Pero afortunadamente sí hay materiales que pueden hacer esto, como la masilla de madera estándar.

Así como aplicaste el material de yeso, podrás hacerlo con la masilla de madera utilizando una espátula especial. Esta vez no tendrás que esperar a que sequen las capas para volver a aplicar la masilla. Después de rellenar, utiliza papel de lija para nivelar la superficie y habrás terminado.

Compartir