Cómo iluminar el hogar

Cómo iluminar el hogar

La iluminación ocupa un papel muy importante en la decoración y normalmente no le solemos prestar mucha atención. Un buen equilibrio entre el tipo de luz y cantidad de luz que tenemos en una habitación puede cambiar la manera en la que percibimos los espacios, realzar elementos de la decoración, etc.  si hacemos un mal uso de la iluminación  podemos conseguir el efecto contrario y empobrecer nuestra decoración, todo el encanto que buscamos con nuestra decoración puede desaparecer.

La iluminación en el hogar

Lo primero que debes preguntarte es qué tipo de estancia quieres iluminar, es decir, si se trata de una zona de la casa donde vayas a permanecer la mayor parte del tiempo. Igualmente, hay que considerar qué tipo de actividades desarrollarás en la misma.

Otro de los aspectos que tendrás que considerar es el que se refiere al consumo energético, puesto que existen en el mercado algunas alternativas: desde las tradicionales bombillas incandescentes hasta las halógenas, pasando por los fluorescentes u otras lámparas de menor consumo.

Cómo iluminar según la estancia

Dormitorio

En el dormitorio lo ideal  es colocar lámparas de mesa con luz incandescente en las mesillas. Por otro lado, es habitual disponer de una lámpara colgante para la iluminación general.

Cómo iluminar el hogar

En la cabecera de la cama, puedes poner apliques rebatibles que se orienten fácilmente hacia muchas direcciones, es una buena opción para aquellas personas que gustan de leer en la cama.

Salón

Lo mismo ocurre en el salón; generalmente se dispone de una lámpara en el techo, pero esto puede sustituirse colocando en una esquina una lámpara de pie que funcione con halógenos regulables que permitan pasar de una iluminación general a una ambiental. También puedes utilizar lámparas de mesa para la lectura.

Cómo iluminar el hogar

Cocina y baño

Por un lado, están la cocina y el baño, siendo la primera la reina de los fluorescentes y el segundo, el favorito de los focos halógenos. Los fluorescentes son económicos, tienen una vida muy larga y dan una luz de gran calidad, mientras que los halógenos gozan también de gran perdurabilidad y son atractivos a la vista por la luz blanca que emiten.

En el baño, no pueden faltar jamás buenos focos que iluminen resaltando el espejo, ya que este refractará la luz hacia el resto del baño, y de esta manera evitamos sombras al momento de reflejarnos en el mismo.

Cómo iluminar el hogar

Comedor

Para comedores se recomienda una luz de tonalidad cálida o neutra que invite al relajamiento y al bienestar. Puedes colocar una lámpara de techo colgante como luz general, también poner una lámpara de pie en alguna esquina, si tienes un mueble puedes colocar dos lámparas de mesa sobre él.

No es recomendable poner lámparas bajas con ampolletas halógenas o incandescentes sobre la zona de la mesa, pues proyectan una luz muy marcada e irradian mucho calor.

Pasillo y el recibidor

Los pasillos y los recibidores  deben iluminarse con luces empotradas halógenas, para que den sensación de anchura, si lo que queremos es que un pasillo se luzca estrecho, entonces debemos optar por tubos fluorescentes, de tonos fríos que destellan visualmente un tono más azulado. También puedes colocar apliques de pared.

Biblioteca

Si tenemos mobiliarios oscuros, como una gran biblioteca, podemos aligerarla con focos de luz, que se lucirá más ligera, pero debemos tener en cuenta que quede toda iluminada, y no solo en partes, para que no se luzca desproporcionada.

Los reguladores de intensidad, son verdaderos aliados, ya que nos permiten regular la cantidad de luz que queremos en diferentes sitios de la casa y podemos hacer uso y abuso según sea la ocasión, ya que no es la misma luz que se usa en una merienda a media tarde que en una romántica cena.

Compartir