Cómo cuidar las orquídeas en casa

Cómo cuidar las orquídeas

Ninguna flor es más delicada y sofisticada que las orquídeas para decorar algún sitio de nuestra casa, o algún lugar del jardín o balcón. Son plantas que requieren de cuidados específicos y los amantes de su cultivo no deben dejar de tener en cuenta.

Consejos para el cuidado y cultivo de las orquídeas

Luz

Deben ser colocadas en lugares con mucha iluminación, pero donde no reciban luz fuerte ni directa del sol. Si el sol entra en alguna hora del día procure filtrar la luz a través de visillos que la atenúen.

Unas buenas condiciones de luz son imprescindibles para estimular la floración y el crecimiento de la planta.
Si no se dispone de la suficiente luz natural, una opción consiste en instalar luces artificiales especiales para plantas.

Agua

Para regar nuestras plantas deberemos utilizar agua blanda (baja en sales minerales, calcio, sodio, etc.). Normalmente se utilizan aguas embotelladas.

Los riegos deberán tener una frecuencia ajustada a las condiciones de temperatura. Mayor frecuencia en verano y menor en invierno coincidiendo con los periodos de reposo después de la floración. Lo importante es que el agua no entre en contacto directo con la base de la maceta ya que esto podría causar la podredumbre de las raíces.

Debe proporcionarles una abundante cantidad de humedad, para ello puede colocar las macetas sobre una bandeja con grava o rociarlas permanentemente.

Cómo cuidar las orquídeas

Temperatura.

Las orquídeas suelen adaptase a todo tipo de clima sin dificultad, aunque prefieren los cálidos. Para que florezcan en mayor cantidad, necesitan de amplitud de temperatura durante el día y la noche, por ese motivo, si se encuentran en el interior de un hogar, se recomienda abrir las ventanas por la noche durante un rato para permitir entrar el aire fresco.

Aire

Evite exposiciones a corrientes de aire, pero debe proporcionarle la suficiente ventilación, debe retirarlas por las noches de las ventanas.

Higuiene

Las orquídeas son seres vivos y, por tanto, susceptibles de ser colonizadas por agentes patógenos de todo tipo. Cambie su maceta solamente cuando la planta este cubriéndola de raíces, y utilice siempre una maceta especial para tiestos recomendados para orquídeas.

Fertilización

Estas plantas deben ser abonadas regularmente en estaciones cálidas como el verano, si no posee un invernadero, sáquelas al exterior en verano y colóquelas en un lugar resguardado para que se conserven con cuidado y nos proporcionen su bella floración.

Monitoreo

Revisa periódicamente a tus Orquídeas para detectar problemas de plagas. Esto es muy importante. Trata de revisar las hojas, las flores y los tallos de tus orquídeas, al menos una o dos veces por semana. Con esta sencilla práctica estarás previniéndolas constantemente de cualquier insecto que quiera dañarla.

Transplántalas cada dos o tres años.

Las orquídeas caminan por la maceta o tiesto. Cada cierto tiempo, se salen de ese tiesto y tienes que cambiarlas para que sus raíces no empiecen a sufrir y para que tu orquídea no pierda estabilidad.

Compartir