Tipos de alfombras orientales

Decorar con alfombras orientales

Las alfombras orientales son un término que es usualmente utilizado para nombrar aquellos de estos complementos que son Chinos, Persas, Caucásicos, Indios o Turcos. Y estas alfombras a su vez, obtienen sus nombres tras las personas que las hacen o de las regiones en que son fabricadas y cada una tiene un diseño diferente.

Hablamos en un artículo anterior sobre las alfombras orientales en la decoración de interiores y del auge que tienen dichas alfombras. Esta clase de alfombras es utilizada en diseños de habitaciones que son tanto tradicionales como contemporáneos.

Diversidad de diseños y orígenes de las alfombras orientales

Las alfombras chinas, han sido fabricadas desde hace siglos y en algunos lugares son llamadas Nangxia, por la región en la que se hacen. En general, estas alfombras tienen motivos taoístas o budistas entre los que se encuentran los dragones y los anudados interminables. Las alfombras chinas normalmente se hacen de seda y de lana y vienen en colores como el amarillo, el azul y el marfil.

Decorar con alfombras orientales

Las alfombras persas, Es la más conocida en todo el mundo. Dependiendo de si han sido fabricadas por tribus nómadas o en núcleos urbanos, adquieren distintas denominaciones. Están confeccionadas a mano con lana natural, siempre anudada y teñida de forma artesanal.

Son hechas en el área que en la actualidad conocemos como Irán y las más populares son llamadas Sultanabad, Tabriz y Heriz, entre otras. Las Sultanabad son hechas de la región de Arak y tienen los hilos cortos, las Tabriz tienen diseños más formales que otras persas y las Heriz tienen formas geométricas y colores como el azul y el rojo profundo.

Las alfombras caucásicas, son fabricadas en la región que se encuentra entre el noroccidente de Irán y el oriente de Turquía, incluyendo a Azerbaiyán y Armenia. Existen tres tipos principales de estas alfombras, que son la Kazaka, la Karabakh y Daghestan. Estas alfombras pueden ser más refinadas y vienen generalmente en colores como el amarillo, el verde y el rojo.

Decorar con alfombras orientales

Alfombra turca: Suelen llevar motivos geométricos, colores típicos de la zona mediterránea y se fabrican con lana autóctona de una calidad suprema. Pueden llevar hasta 110.000 nudos por metro cuadrado.

Alfombra afgana: Se caracterizan por estar elaboradas no sólo de lana, sino también de crin de caballo. Otro rasgo que las hace fácilmente reconocibles es la tonalidad que emplean, ya que incorporan casi siempre colores primarios oscuros, como el rojo.

Alfombra pakistaní: Alfombras tejidas con hilo de lana, lustrado previamente hasta conseguir un tacto similar al de la seda. Imita casi todos los estilos, ya que lleva un proceso de anudado extremadamente cuidadoso. Los motivos decorativos son hombres, plantas y animales en vez del estilo geométrico.

Alfombra india: Imitaciones típicas de otros modelos típicos de otras regiones, pero fabricadas con un coste no tan elevado. Sus denominaciones dependen de de la región de la que proceden, como “Indo Mir”, “Indo Gabbeh” etc.

Compartir