Cómo limpiar el horno de la cocina

Cómo limpiar el  horno de la cocina

La cocina, es una estancia de la casa que siempre nos encanta lucir, pero es una de las que más cuidados de limpieza requiere, sobre todo en la zona del horno, ya que generalmente se ensucia con grasa, al igual que el resto de la estancia. Para que siempre podamos encontrarla limpia y reluciente desde okdecoracion os dejamos algunos consejos  para tener en cuenta a la hora de limpiar tu cocina.

Consejos para la limpieza del horno

Es recomendable para que nunca se acumule la suciedad, apenas se derramen líquidos ya sea sobre las encimeras, o en el horno , debemos limpiarlos lo antes posible.

Tenga presente que la grasa sale más fácil cuando el horno se encuentra tibio o caliente, para ello debe ponerse  guantes de goma y un buen producto limpia hornos, los cuales son abrasivos, y le ayudarán a quitar el resto de suciedad y el mal aspecto que deja la grasa cuando se va acumulando.

Una vez al mes a ser posible desmonte por completo las piezas de su horno para realizarle una limpieza a fondo, para dejarlas como nuevas puede valerse de una lana de acero y un limpiador cremoso, que retiran al máximo los restos de suciedad.

Un truco que le puede servir cada vez que utilice el horno, es colocar un papel de aluminio en la parte inferior del mismo, de esta manera al terminar de cocinar lo retira y los restos de cocción caerán sobre el mismo sin acumular suciedad en su horno.

Uno de los elementos más útiles y efectivos para esta tarea es el bicarbonato de sodio. Por sus características químicas logra blanquear todo tipo de utensilios y artefactos. Para ello, puedes colocar una cucharada de bicarbonato de sodio por vaso de agua. Añades esta mezcla en un atomizador y rocías sobre las paredes del horno. Dejas actuar toda la noche y por la mañana quitas la grasa con una esponja.

Si quieres que el efecto sea más rápido, puedes mezclar una taza de bicarbonato con un poco de agua, como para formar una pasta. Una vez que lo has logrado la colocas sobre las paredes del horno con un paño. Dejas actuar por un par de horas. Tras las 2 horas, refriegas con una esponja para sacar la suciedad.

El olor de la comida quemada que permanece en un horno se puede eliminar mezclando vinagre con sal fina, empaparemos un paño con esta mezcla y lo pasaremos por la superficie del horno mientras aún se encuentren tibios. Una vez secas las paredes del horno, se puede eliminar los residuos de sal que puedan quedar mediante un paño húmedo.

Compartir