Como limpiar tapicerías de sofás

cómo limpiar los sofás tapizados

La limpieza cotidiana de nuestro mobiliario forman parte de los cuidados para que posean una vida útil mucho más extensa. Si bien los tapizados de los sofás, son los más tratados para el uso cotidiano son los que más lo padecen por lo tanto hay que tener presente algunos consejos.

Consejos para limpiar los sofás

Limpieza de sofás de tela

Los tapizados actuales ya traen de fábrica ciertos tratamientos químicos que los hacen repeler la suciedad y las manchas facilitándonos la limpieza, pero nunca está de más tener ciertos cuidados, si los mismos poseen fundas es recomendables lavarlas al menos cada 15 días, y debemos pasar la aspiradora, sobre los mismos al menos una vez por semana.

Quita las fundas de los cojines si es posible. Revisa la etiqueta ubicada dentro de las fundas en busca de instrucciones de lavado específicas. Si no la tienen, lava las fundas con agua fría y cuélgalas para secar. Si no puedes lavar las fundas, retira los cojines del mueble para que limpiarlas sea más sencillo.

Cómo limpiar los sofás de tela

En cuanto a la limpieza en seco podemos valernos de espumas para tapicería que se deben aplicar cada dos o tres meses.

Cuando se derrama algo sobre el tapizado del sofá, las manchas deben ser tratadas de inmediato, porque de permanecer en las fibras luego resulta mucho más difícil quitarlas una vez que se han secado.

En estos casos lo principal es enjuagar la mancha  con agua desde los bordes hacia adentro para no extenderla más, y luego si la tela del tapizado lo permite se debe agregar una cucharada de bicarbonato de sodio sobre la misma o algún detergente en polvo, pasados unos minutos debemos volver a enjuagar, frotando con un paño húmedo cuidadosamente, tengamos presente que si la mancha es grasosa, es mejor recurrir a la sal o absorbentes como el talco, lo dejamos actuar y luego enjuagamos con un trapo húmedo.

Limpieza de sofás en piel

Para aquellos sofás fabricados en piel, sugerimos utilizar cera incolora o toallitas especiales para limpiar cuero, de forma que conserve su brillo original.  Una solución efectiva es hidratarlos.  ¿Cómo hacerlo? Con un simple paño suave para no dañar la piel y utilizar alguna crema como vaselina, jalea de petróleo caliente o aceite de ricino, el sofá de cuero recuperará el brillo del primer día. Al ser piel, la crema usada no dejará el mueble pegadizo.

Cómo limpiar sofá de piel

Limpieza de sofás de terciopelo de imitación

Son comunes en muchos sofás.  Pueden ser de algodón o viscosa. Lavar a mano con agua caliente y un producto especial para tapicerías. No retorcer las prendas, ya que esto dejaría marcas en la tela.

Limpieza de sofás de piel de imitación

Muchos sofás o sillones tienen este tipo de material. La piel de imitación puede ser de poliéster, viscosa, nailon.
Se limpia con un producto para limpieza en seco y una esponja. Secar bien para que no queden restos de humedad.

Limpieza de sofás de poliéster

Una fibra derivada del petróleo. No encoje y se arruga menos que el algodón. Se lava bien en la lavadora en un programa frió o caliente. Usar un centrifugado breve.

Cómo limpiar sofás de poliéster

Limpieza de sofás de seda, tafetán o brocados o terciopelo

Estas telas al ser delicadas mejor limpiarlas en seco.

Limpieza de sofás de lona

Usa la goma de borrar para las pequeñas manchas. Se limpia con agua caliente con un poco de lavavajillas

Limpieza de sofás de algodón y lino

Si están muy sucios, dejar a remojo en agua caliente con jabón con oxígeno activo (Tipo Kalia o similar). Luego lavar en la lavadora a 30º. Planchar del revés cuando estén un poco húmedos. Si la funda tiene ribetes colocarla aunque este algo húmeda ya que luego pueden encoger. El lino se puede lavar a máquina en un programa adecuado con opción antiarrugas ya que se arruga mucho. Se plancha algo húmedo para facilitar el planchado.

Compartir