Cómo cuidar el tapizado de los sofás

Al momento de definir el estilo que predomina en nuestro salón, el color del tapizado de nuestros sofás y sillones es fundamental, y deben ser contrastantes con la gama de aquello que hemos elegido para nuestra decoración, combinado con las alfombras, almohadones, cojines y las cortinas.

cómo cuidar y limpiar el tapizado de los sofás

Los sofás, además de cumplir una función decorativa, brindan comodidad y descanso a quien los usa. Y este uso, produce un deterioro de la tela que se puede evitar con una rutina de limpieza y mantenimiento.

Consejos para mantener limpios los sofás

  • Elimina el polvo

Como todos sabemos, el cuidado es importante para que no se deterioren y envejezcan rápidamente, ya que deberíamos  renovar la decoración de ese ambiente. Para que duren más tiempo y tengan ese aspecto impecable, es necesario limpiarlos con cierta regularidad, ya que el polvo acumulado se impregna en las telas de manera irreparable.

Es conveniente un aspirado frecuente para eliminar todo resto de polvo y partículas de suciedad.

  • Gire los cojines

Dele la vuelta a los almohadones o cojines cada vez que limpie el sofá, de este modo no viciarán la forma. Aleje sus muebles de estufas, radiadores y otras fuentes de calor, colocándolos a una distancia de al menos 50 cm.

  • Evite colocar cosas encima de ellos

Procure no dejar periódicos y revistas encima del tapizado; en los días húmedos la tinta puede pasar a la tela o el cuero y luego tendremos que limpiarlo.

Lo mejor para estos casos es sacudirlos, y cepillarlos a diario, si hubieran sufrido una mancha  es conveniente tratarla de inmediato, para ello debemos lavarla y enjuagarla teniendo en cuenta realizarlo desde los bordes hacia el centro para evitar que esta se haga mucho más grande.

Si la mancha fuera de alguna sustancia grasa, recuerde siempre espolvorear algún material absorbente como el talco, deje actuar por lo menos 15 minutos y luego cepille, como realizando la limpieza diaria.

Para que nuestros sofás luzcan como recién comprados debemos realizar al menos una vez al año una limpieza profunda con espuma de tapicería, siempre recordando la solidez de sus colores antes de aplicarla, para evitar posibles decoloraciones.

Nota importante

No utilice limpiadores abrasivos, detergente, jabón de tocador, amoniaco o alcoholes. No utilice los productos de limpieza de la tela para limpiar las partes no tapizadas, la madera, el metal u otros materiales que no sean el tapizado, deberán ser limpiados con otros productos.

Si lo que busca son materiales fáciles de limpiar pero de una mejor calidad deberá decantarse por un sofá de piel, suele ser una inversión algo mayor al principio, pero resisten mejor el paso del tiempo.

Este post ha sido editado para mejorar la calidad de su contenido…

Compartir